El observador universal

Etnad y su obra descansan aquí.

Dos cabezas piensan mejor que una

Hace unos meses, en la presentación de nuestro libro más reciente, un lector se acercó a preguntarnos cómo realizábamos con éxito la creación en conjunto. Dijo que era algo muy raro en la literatura, que estaba intrigado por nuestra dinámica para la creación. Pensando en ello, me di cuenta de que es algo que nos viene de manera natural. Nunca lo planeamos, nunca lo analizamos a fondo. 

¿Cómo podemos explicarlo? Supongo que la clave está en la amistad. Una buena conversación hasta la madrugada, acompañada por una botella de vino y buen humor, son la base fundamental. No es raro que dos personas hagan equipo en la literatura, lo raro es que dos personas con la misma visión del mundo se encuentren en el mismo camino, y que compartan las mismas aspiraciones 

Una mente vive en la imaginación, otra en la razón y el estudio. Esto  da como resultado un equilibrio perfecto a la hora de crear y editar. Vivir con respeto mutuo, sin pena a expresar cualquier idea, ridícula o no. Sobre todo, entender que dos cabezas siempre piensan mejor que una.  

La libertad de un libro

¡Qué maravilloso concepto! Liberar un libro en la ciudad salvaje, manteniendo la esperanza de que un buen lector lo encuentre y lo libere otra vez después de haberlo leído. El pasado 21 de diciembre liberamos un ejemplar de nuestra novela más reciente. Fue difícil, no vamos a mentir, el sentimiento se asemeja un poco al de abandonar a un hijo. Esperamos que alguien lo encuentre y le de un buen hogar temporal. 

"Los humanos comenzaron a asesinarnos brutalmente. Creían que nuestros cuernos los ayudaban a curarse de sus males. Vi cómo le arrancaban los suyos a mi padre cuando todavía respiraba. Nuestra carne era considerada un manjar digno de reyes, y nuestra piel era un tesoro invaluable. Nosotros nos defendimos eliminando a nuestros asesinos, pero su crueldad era insuperable, nos vimos acosados, no sólo por el dolor físico, sino también por el espiritual. El odio nos invadió, sólo podíamos pensar en vengarnos de la misma forma. Así que comenzamos a cazar niños pequeños, bebés desprotegidos, tiernos, suaves y puros. Atacamos lo más preciado para ellos, su garantía de permanencia en este mundo. Pero no contamos con nuestra propia debilidad, y aquello se convirtió en una maldición. Nos hicimos adictos a esa carne tierna, y los hombres nos cazaron con más ferocidad. Los dragones desaparecieron poco a poco, todos menos yo. He tenido una larga existencia, presenciando el paso lento de las épocas, observando, escuchando y aprendiendo. Soy un mudo testigo de ambas realidades, y ahora, sólo espero la muerte con paciencia. Así que, si has de adquirir algún conocimiento de mí, que sea este: Observa, escucha y… aprende."
(Fragmento de El dador de misterio)

El dador de misterio, la presentación

Si tuviéramos que describir a “El dador de misterio” en una palabra, sería: doloroso. Desde su concepción, sabíamos que encerraría muchas dificultadas, pues esta historia se encuentra ligada a la novela que nos define como creadoras, “La batalla del ángel”. Sin embargo, los obstáculos fueron más allá de mantener una coherencia entre ambas narraciones, o crear un diseño que convierta en hermanas a estas dos novelas. Nos enfrentamos a la burocracia, al papeleo propio de las instituciones de nuestro país. Vimos pausado nuestro sueño, y perdimos la esperanza en varias ocasiones. Por eso, hoy es un día especial, hoy verá la luz esta obra tan incierta.

         Pero, hablemos un poco sobre el contenido de esta novela. “El dador de misterio” comienza cuando Dante es un niño de cinco años, absorbido por la normalidad en la vida de la realidad humana. Tiene una familia amorosa y una rutina que le brinda seguridad. Pero ninguna vida humana está completa sin un poco de tragedia, y la de Dante no es la excepción. De pronto, se encuentra caminando en la realidad alterna, donde muchos misterios se presentan frente a él. Ahora debe aprender a distinguir su verdadero destino  en un laberinto de posibilidades.

         En esta historia, podemos comprender mejor al Dante de “La batalla del ángel”. El narrador comienza a hablarnos en el mismo tono infantil del protagonista, y va madurando con él página tras página. Profundiza en los temas expuestos en “La batalla del ángel”, y devela algunos misterios que quedaron pendientes. Seremos testigos del comienzo y el desarrollo de la relación entre Dante y sus padres elementales, así como de la influencia que algunas presencias tuvieron en el desarrollo de su elegante personalidad.

        Veremos algunos rostros conocidos, como el de Laziel, el de Sadah y el de Azazel. Pero también entrarán a escena personajes nuevos, cargados de complejidad y magia, como Duncan, Ossián y Shure. Muchas relaciones interesantes se van a desarrollar alrededor de nuestro buscador. También veremos a Dante en acción, encontrando ángeles y sufriendo con ellos. El niño se convertirán en hombre, aprendiendo a distinguir lo bueno de lo mano, a través de las peores experiencias. La inocencia se perderá entre ninfas y hadas malvadas. Pero el amor también tendrá cabida en la existencia del buscador.

|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|/|

Texto leído en la presentación del libro El dador de misterio, el 27 de abril de 2013

 

El inicio (por Etnadenelreflejo)

Cartel para la presentación de El dador de misterio
Cartel para la presentación de El dador de misterio

Fragmentos de El dador de misterio parte III

Fragmentos de El dador de misterio parte II

Fragmentos de El dador de misterio.